domingo, 6 de noviembre de 2011

GRACIAS, CLAUDIO

Siempre el amor puede mas.
Y no hablo de minas, ni de encajetes. Hablo del amor que se forja entre dos tipos, que pasan una vida entera juntos.
Hablo de ese lazo indestructible, mas allá del amor filial.
Y de un tipo que se va a meter su hombría en el culo por acompañar al hermano que le regaló la vida, para verlo y estar con él, cuando éste mas lo necesita.
Y no se trata de un momento malo, sino un momento de enorme felicidad para Norber, debido en gran parte al dúo padre-hijo Gaccione.
Te debo una gigante, Claudio.
Muchísimas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario